¿Cómo hacer un presupuesto para el mes?

¿Suele preguntarse en cierto momento del mes en qué me gasté el sueldo?, ¿siente que no le alcanza con los ingresos que obtiene para todo el mes y todas sus necesidades?, ¿siente que aumentan más las deudas que los ingresos? Quizás es momento de que comience a pensar en la necesidad de comenzar a crear un presupuesto mensual.

Así como ocurre en un gimnasio, los resultados de hacer un presupuesto no se verán si uno no es disciplinado con la manera en que desea organizar sus gastos. Aprender a dominar las tentaciones y, sobre todo, aprender a diferenciar entre un pasivo y un activo, harán que su dinero pronto comience a rendir.

Es importante que usted tenga en cuenta que hacer un presupuesto no es precisamente decidir en qué se va a gastar sus ingresos mensuales, sino saber a ciencia cierta cuánto y en qué puede gastar sus ingresos mensuales. La diferencia puede parecer sutil, pero los resultados son muy diferentes a largo plazo.

A continuación le daremos unos consejos para comenzar a diseñar su presupuesto mensual personal, lo que le permitirá tener un mejor control de sus finanzas personales:

1. Realice una lista de gastos.

Como dice Robert Kiyosaki, una de las personas más reconocidas en el tema de las finanzas personales y la libertad financiera, “Llevar las cuentas posiblemente sea el asunto más aburrido del mundo, también puede resultar el más confuso, pero si usted desea ser rico por largo plazo, debería convertirse en el asunto más importante”.

Es importante que durante uno o dos meses usted anote absolutamente todo en lo que ha gastado su dinero y cuando decimos todo nos referimos a todo, por más insignificante sea la suma de dinero, por lo que le recomendamos comprar una pequeña libretica para anotar los gastos que tenga durante uno o dos meses. No espere a llegar a la casa, lo más seguro es que lo olvidará. Mientras más tiempo dedique a anotar sus gastos, más preciso será.

2. Realice una lista de ingresos.

Anote todo el dinero que le ingrese mensualmente, ya sea por materia de sueldos o alguna actividad que desarrolle a la par de su trabajo que le genere ingresos adicionales. Es importante que identifique muy bien cuáles son esos ingresos fijos (los que usted recibe cumplidamente todos los meses) y los ingresos esporádicos (aquellos con los que no siempre puede contar, que no son ingresos fijos mensuales). 

3. Analice sus gastos.

Una vez tenga anotados sus gastos podrá darse cuenta cuales son esos gastos fijos que usted realiza mensualmente y los gastos opcionales o esporádicos, dándose también cuenta de la cantidad de dinero que gasta en cada uno de ellos. A medida que anote sus gastos, vaya categorizándolos en gastos fijos y gastos opcionales. Estos son los siguientes:

Gastos fijos: son aquellos gastos que usted no puede dejar pasar y no por gusto sino más bien porque es una obligación. Hablamos delos gastos por servicios públicos, transporte, alimentación, deudas como préstamos, hijos, etc.

Gastos opcionales u esporádicos: una ida a cine, una salida a rumbear, un helado, una gaseosa, una botella de licor, un regalo o incluso un gusto son gastos esporádicos. De estos gastos, comience a mirar cuánto dinero invierte mensualmente en estos y si es posible disminuirlos. Es aquí donde radica el éxito de un presupuesto mensual, en la fuerza de voluntad para determinar que gastos son prioridades y que gastos se podrían disminuir o hasta incluso erradicar.

4. Determine la diferencia entre ingresos y gastos

Reste el total de los ingresos mensuales del total de los gastos mensuales y mire la diferencia. Si la diferencia es negativa entonces usted sabrá la cantidad de dinero que debe recortar de sus gastos mensuales, específicamente de los esporádicos u opcionales que son gastos que, como su nombre lo indica, puede tener la opción de no realizarlos mensualmente o al menos disminuirlos.

5. Aténgase al presupuesto

Es posible que usted los primeros meses se sienta atado o limitado por cumplir con el presupuesto, pero esto es algo normal debido al posible desorden que usted tenía en sus finanzas personales. No preste atención a esto ni a los comentarios de las demás personas quienes seguramente le comenzarán a decir tacaño, ya que usted no será tacaño sino que será organizado y tendrá control de sus finanzas.

El principal beneficio que usted verá en realizar un presupuesto es que no quedará mal con sus deudas ni obligaciones, lo que le permitirá cancelarlas en el tiempo previsto. No quedará “colgado” en el mes porque tendrá definido el dinero que debe apartar de sus ingresos para cumplir con sus gastos fijos y, si le comienza a sobrar dinero, contemple la idea de comenzar a ahorrar.

Foto: Dave Dugdale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *