¿Qué pasa con el dinero en el banco de una persona que fallece?

La muerte es algo que puede llegar en cualquier momento tanto a usted como a un familiar o a un conocido. Ha sucedido en muchas ocasiones que la persona que falleció seguramente tenía algunos ahorros, CDT u otros productos financieros en bancos, cooperativas y de más y la familia nunca se entere porque tampoco se los dejó saber.

Es por eso que una de las cosas que se recomienda es llevar unas anotaciones de esto y dejárselo saber a su pareja o a alguien de mucha confianza para usted y, en lo posible, dejar claro cuál es el destino que debería tener ese dinero en caso de que usted muriera de modo de evitar conflictos tras su muerte entre sus familiares que suele ser lo más común.

El dinero de una persona fallecida puede ser reclamado en caso de que este tenga dinero en depósitos electrónicos, cuentas de ahorro o corriente, certificado de ahorro a término (CDAT), certificados de depósito a término (CDT) o cheques de gerencia. Sin embargo, existen ciertas condiciones para que un banco entregue a otros el dinero de una persona que ha fallecido las cuales son las siguientes:

Requisitos para que un banco entregue el dinero de una persona fallecida

Para poder reclamar el dinero de una persona fallecida en un banco, es importante que el saldo no sea superior a $58.130.291 (valor válido para 2018). Si este valor es superior, entonces se deberá realizar un juicio de sucesión. En caso tal de que no sea necesario, el interesado deberá aportar al banco la siguiente documentación:

  • Carta dirigida al banco solicitando que se entregue el dinero de los productos que tiene con el mismo a nombre de la persona fallecida.
  • Devolver la chequera, tarjeta de crédito o débito, contratos y todos los documentos de la persona fallecida que lo certifican como titular de los productos.
  • Si los documentos se extraviaron, deberá anexar copia de la denuncia.
  • 2 declaraciones extraproceso antes notario, juez o inspector de policía de personas que conocieron al fallecido y que conozcan a quienes hacen la solicitud del dinero al banco. Las declaraciones deben contener lo siguiente:
    Nombre completo de los declarantes.
    Estado civil del fallecido al momento de su muerte.
    Hechos que les constan a los interesados.
    Existencia de hijos, cuántos e identificarlos.
    Desconocimiento de la existencia de personas en mejor posición o más derecho a reclamar el dinero solicitado a nombre del fallecido.
    Tener conocimiento que el fallecido no hizo testamento o nombró a alguien que administrara los bienes de la sucesión.

Si el o la solicitante era cónyuge de la persona fallecida, deberá anexar la siguiente documentación:

  • Registro civil de matrimonio con fecha de expedición reciente.
  • Declaración judicial o notarial de la sociedad patrimonial de hecho si era su compañero permanente.
  • Registro civil de nacimiento si es hijo del fallecido.
  • Registro civil de nacimiento del fallecido si es su padre o madre.
  • Registro civil de nacimiento y del fallecido si es hermano o hermana.

En el caso de los CDT y los CDAT, los interesados deben presentar el original del título o títulos que le fueron entregados al fallecido. Los títulos son una especie de contrato que se le da a quien abre este tipo de producto en el que se certifica que la persona es dueña de ese o esos productos, el dinero depositado, el tiempo y los intereses a ganar. Sin embargo, el dinero de estos solo será entregado a los interesados cuando venza el término que se pactó entre el la institución financiera y el fallecido.

Fuente: Finanzas Personales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *